domingo, 25 de junio de 2017

Muertos vivientes en Islandia (Parte I)


Los mitos y leyendas islandeses (Y escandinavos en general) están plagados de relatos de muertos vivientes de todo tipo y condición. Lo que pasa es que hay que diferenciar dos épocas. Una es la época puramente pagana y cristiana inicial, donde los muertos vivientes son de unos tipos muy concretos, con unas formas, motivaciones, poderes, etc muy definidos y otra es la época cristiana avanzada y la época actual, donde los muertos vivientes son de tipos diferentes y por lo tanto sus manifestaciones son otras.

Aun así, casi todos los muertos vivientes tienen una serie de características comunes. La mas llamativa es que, de los que pueden hablar, lo hacen en forma de rimas. Generalmente son pareados o poemas de estructura simple, repitiendo la ultima palabra del verso o de una estrofa. Ademas, y ya sobre todo con la irrupción del cristianismo les es imposible pronunciar palabras que contengan el nombre de un Aesir o de Dios (Por ejemplo, no pueden decir el nombre de "Guðrún", porque contiene "Guð" que se traduce como Dios. La palabra "god" ingles es de origen germano/escandinavo)

En la época pagana y los primeros siglos de predominancia cristiana los muertos vivientes solían ser físicos, en forma de cuerpos animados de difuntos. Solían ser tan inteligentes como lo fueron en vida y en ocasiones poderosos, tanto en el sentido físico como mágico. No solo podían poseer una fuerza enorme, si no también poderes de todo tipo.
En esta categoría tenemos al Draugr, Draugur o Draug. Su plural en nórdico antiguo es Draugar, y en noruego, sueco y danés, se suele denominar Draugen. Es el muerto viviente mas terrorífico de todos. Si le buscamos un equivalente en un juego de rol, sería como mezclar en una sola criatura a un Lich, una Momia y un Vampiro de AD&D. No es de extrañar que Draug pasase a ser en el ingles antiguo "Dréag" y en ingles moderno "Dread" (Miedo).
Las leyendas antiguas afirmaban que eran espíritus inquietos que moraban en los cuerpos de los muertos, generalmente guerreros y lideres que estaban enterrados en túmulos. En Islandia se enterraba mas en túmulos(Sobre todo si tenían dinero para hacerlo) que cremar los cuerpos , ya que la madera escaseaba, pero no así la piedra.
Su aspecto recuerda a un cadáver humano putrefacto animado, a veces con la piel oscurecida (De ahí que se les llame también Hel-blár o "muerte-oscura"). Tienen mucha fuerza física y son capaces de toda clase de proezas mágicas como aumentar de tamaño (Y por consiguiente de peso y fuerza) a voluntad, volverse gaseosos, transformarse en animales (Generalmente versiones de animales muertos, como toros desollados o caballos con el lomo quebrado. La forma de gato o de foc a también es una de sus preferidas) y lanzar maldiciones o acosar a sus victimas en sueños. Ademas, su presencia en venenosa a todos los seres vivos de las cercanías, por lo que su presencia puede ser confirmada rápidamente en un túmulo cuando se ve la vegetación y los animales de los alrededores muertos. Otra forma de saber que hay un Draugr es que su túmulo parece estar iluminado con un suave brillo. Suelen actuar de noche y provocar la oscuridad en pleno día si así lo desean, pero la luz del sol no les afecta negativamente.
Por si todo esto fuera poco, son inteligentes y retienen sus habilidades como seres vivos. Así, si en vida fue hábil con las runas (Practicaba la magia Galdr) seguira siendolo en su no-muerte. Y si fue un hábil guerrero diestro en el uso de la espada y el hacha, lo seguirá siendo.
Por otro lado, son seres odiosos, voraces (Gustan de comer carne cruda y beber la sangre de sus victimas), codiciosos y egoístas que no están necesariamente vinculados a su tumba, pudiendo salir de ella a atormentar a los vivos. Envidian a los vivos por estarlo y son celosos de sus posesiones.


No se sabe a ciencia cierta como puede surgir un Draugr y si pueden crear otros como el. Se dice que los Draugr ansían compañía y pueden crear a otros como ellos de sus victimas (Generalmente, gente cercana a ellos en vida, como amigos, familiares o esclavos) y llegar a atacar en grupos, pero al ser tan egoístas y codiciosos esos compañeros pueden llegar a durar muy poco, por lo que los Draugr son seres solitarios.
Salen en multitud de sagas como en la saga Eyrbyggja, en la de Grettir, en la saga Gripssonar o en la saga de Laxdœla. Debido a su presencia literaria en las sagas, es normal que Tolkien los usara de base para sus Tumulario que salen en el Señor de los Anillos. Los Jinetes de Rohan tenían una palabra para este tipo de seres: "Dwimmerlaik" o Señor de la Carroña (Es lo que le espeta Eowin al Rey Brujo en su combate).
Volviendo a los Draugr, acabar con ellos no es facil y es mas fácil prevenir su aparición. Los antiguos islandeses hacían toda clase de rituales para evitar que el difunto se levantase de su tumba, como meterle pajas y ramas entre las ropas para que le pinchasen al moverse, clavarle en los pies clavos o agujas para que no pudiese caminar, o dejarle o clavarle unas tijeras de hierro en el pecho. Pero lo mas efectivo era desorientarlos. Los antiguos nórdicos creían que un Draugr podía volver a su casa porque recordaba el camino y por donde había salido. Por eso, en los entierros se alzaba tres veces el muerto en tres direcciones diferentes para desorientarlo, la gente rodeaba el cuerpo para que no pudiera ver el camino o se hacia una "puerta de muerto": en vez de sacar el muerto por la puerta de casa, se hacia un agujero en una pared, se sacaba al muerto siempre con los pies por delante y mientras era enterrado la pared era reconstruida. La casa ademas solia ser bendecida y se imploraba a los espíritus que la protegieran de la vuelta de un difunto.
Una vez hecho Draugr, acabar con el era muy complicado. El fuego y el desmembramiento eran las mejores opciones, pero un Draugr era un oponente muy duro de pelar.
Tanto es así que en el Mythic Iceland BRP 4ª (Pag 215 y 216) tiene un perfil de juego mas bien "rebajado" para lo que sale en las sagas. Y aun así, es un oponente realmente terrorífico.


Luego esta el Haugbui o "Morador de los montículos" ("Haugr" en el nórdico antiguo significa "túmulo" o "montículo").
 Es muy parecido a un Draugr pero con muchos menos poderes y esta siempre confinado en túmulo o tumba, por lo que no puede  de salir de el, o como mucho se queda en las cercanías inmediatas donde reposa su cuerpo físico, y solo ataca a los que entran a robarle o perturban su lugar de descanso. En muchas sagas nórdicas suele aparecer y se le suele confundir con el Draugr, pese a que el Draugr es mucho mas maligno y poderoso.
Ambos seres se afirma que tienen versiones acústicas. Los Haugbui pueden cambiar de forma, pero están limitados a tomar aspecto de algas o de rocas cubiertas de musgo, siempre cerca de las orillas y cerca de donde murieron y están enterrados.
No tiene perfil en el Mythic Iceland BRP 4ª, pero se podría usar de base el del Draugr y rebajarlo considerablemente. Pese a todo no es un enemigo a subestimar ni mucho menos.

Por ultimo tenemos el Uppvaknfngur (A veces también nombrado como Uppvakningur o Aptrgangr. Viene a signficar "el que ha sido levantado y camina de nuevo"), que es mas o menos el equivalente al Zombi, pero a la escandinava. Es decir, un muerto viviente formado a partir de un cadáver mas o menos reciente, que no tiene mas que una inteligencia rudimentaria y que no habla, solo gruñe. Son bastante fuertes y resistentes al dolor. Las sagas y las leyendas decían que había gente que era capaz de levantar muertos de sus tumbas y usarlos como esclavos y esbirros, aunque estos seres solo pueden obedecer ordenes muy simples. El ritual para alzarlos es...bueno...desagradable en grado sumo: El "necromante" deberá desenterrar un cadáver de un muerto que no llevase mas siete dias, desnudarlo y lamerlo entero, desde la coronilla a la planta de los pies, parando de vez en cuando para pedirle ayuda a Hel o a Loki, según sus preferencias.Tras esto y si se ha hecho bien, el cuerpo se anima y se levanta y comienza a servir a su amo. No tiene recuerdos de su vida pasada, no recuerda habilidades ni nada por el estilo y solo puede hacer tareas rudimentarias y simples, pero es imparable, por lo que para detenerlo hay que hacerlo pedazos. Ahora bien, no es muy listo, y con astucia se le puede hacer caer en trampas con facilidad.
Los que alzaban estos seres los usaban para robar en granjas o tumbas o para matar a sus enemigos. Al contrario de los zombis, no son carnívoros ni nada por el estilo pese a que atacan con sus manos y sus dientes (Son incapaces muchas veces de usar armas o herramientas).
Tienen un perfil base en la pagina 248 de Mythic Iceland BRP 4ª.

Otras formas de muerto viviente mas clásicas (Por ejemplo, esqueletos) no salen nombradas en las sagas, aunque un GM imaginativo puede buscar una forma de incluirlos en una partida, procurando ser consecuente eso si (Un Draugr que anima un ejercito de esqueletos y uppvaknfngur puede quedar muy chulo, pero que piense que eso es mas D&D o de Warhammer que de un juego como Mythic Iceland)

[Continuara]

2 comentarios:

  1. Un articulo muy interesante pero hay algo que no entiendo.

    ¿Por que no pueden decir nada relacionado con el cristianimo o ni si quiera verlo en pintura? ¿Son complejos estupidos como los vampiros de Ann rice(que perfectamente entrar en una iglesia y tocar hostias sin peligro alguno por ejemplo,simplemente era una moda estúpida) o Les da miedo de verdad por que de alguna forma les puede hacer daño?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es con lo divino que ha regido sus vidas, sea cristiano o pagano. Su estado les aparta del ciclo natural de la vida y de lo que rige esos ciclos. No son seres naturales porque ni están vivos ni muertos.
      Se cree que todo lo que puede sonar a ello les molesta o simplemente no lo pueden decir. Es como si algo a ti algo te impidiera llamar a alguien que llama Francisco, Paco y tuvieras que decir "Caco" o "Laco", por poner un ejemplo chorra.

      Ahora, mostrarles un martillo de Thor o una cruz les hace el mismo efecto. Cero

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails