sábado, 10 de octubre de 2020

Soylent Green/Cuando el destino nos alcance (1973) reseña


 Ayer a la noche, no quería irme a la cama pero tampoco estaba muy por la labor de ponerme a escribir, escuchar música o jugar a algo hasta que me entrase sueño. Así que busque alguna pelicula para ver y me acorde un film de los años 70 que me habían recomendado al saber que me gustaba Necromunda y su trasfondo.

 Y al verla, entendí perfectamente porque me la recomendaban...

La película se llama Soylent Green, que en España se tradujo el título como Cuando el destino nos alcance. Es de 1973 (En España, un año mas tarde y con censura) y fue dirigida por Richard Fleischer. Está basada en una novela del escritor norteamericano Harry Harrison, llamada Make Room!, Make Room!, que fue publicada en 1966 y que en España salió como Hagan sitio!Hagan sitio!. La película está protagonizada por Charlton Heston, junto con Edward G. Robinson (Fue su ultima película, tengo entendido), Leigh Taylor-Young, Chuck Connors, Brock Peters, Joseph Cotten y Paula Kelly, entre otros. La película dura algo mas de hora y media (No llega a 100 minutos) y en su momento fue bastante exitosa, aunque curiosamente no se llevó muchos premios del mundo del cine (Sólo un Saturn a la mejor película de ciencia ficción y el Premio al mejor director en el Avoriaz Fantastic Film Festival ), consiguió algunos desde el mundo literario, como un Nebula por cómo adapta la novela de Harrison.

Yo la he visto en V.O.S (Al español). En Archive.org la tienen para descargar en V.O solamente

La historia se sitúa un hipotético año 2022 (La novela, si no recuerdo mal, lo hace en el 1999), en una Tierra azotada por desastres naturales, superpoblación, el Efecto Invernadero y la falta de recursos esenciales. La acción se centra en la ciudad de Nueva York donde viven apiñados mas de 40 millones de habitantes (Actualmente, no llegan a 9 millones, según las cifras oficiales). De esa población solo unos pocos, que forman una élite financiera y corporativa viven con holgura y lujo decadente, teniendo acceso a comida de verdad, espacio, distracciones, cultura, suministros básicos, etc. Los mas ricos incluso tienen acceso a jóvenes concubinas esclavas, a las que llaman "mobiliario". El resto, sobrevive en una ciudad ruinosa y siniestra, intentando salir adelante con garrafas de agua reciclada y unas galletas tipo "crackers" por todo alimento.

Cuando fallan los suministros a la población y hay hambrunas, hay disturbios, que son aplastados sin piedad por la policía, usando una especia de camiones reforzados y con palas excavadoras, con los que se lanzan contra las masas, los envistes y con las palas los cargan en los remolques para llevarlos a destino desconocido. La democracia, los derechos y las libertades son mas palabras y teoría que hechos reales.

En medio de esto, vive un detective de la policía neoyorquina llamado Frank Thorn (Charlton Heston) junto con su amigo, un anciano llamado Sol Roth (Edward G. Robinson), al que por su gran inteligencia y talento para conseguir datos y buscar información en libros, le llaman precisamente "Libro". Roth si conoció el mundo antes de los desastres medioambientales, y esta triste y amargado. Thorn no lo conoció, pero es un hombre duro y práctico, curtido en las calles superpobladas de la ciudad y un buen policía e investigador. Un día, Thorn es llamado al sector de los privilegiados a investigar el brutal asesinato de William R. Simonson (Joseph Cotten), que ha aparecido muerto en su casa. Simonson era un poderoso miembro de la junta directiva de la empresa Soylent Industries, que produce las mitad de la comida reciclada que consume el mundo, incluida una nueva variedad, llamada Soylent Green, que gusta mucho mas a la gente que las otras dos habituales (Soylent Yellow y Soylent Red) y que supuestamente, está hecho de placton marino. Thorn, con la ayuda de "Libro" y de Shirl (Leigh Taylor-Young), la "mobiliario" del fallecido Simonson, por la que Thorn empieza a sentirse atraído, va a descubrir porque y quién a matado a Simonson, y que horrible verdad se esconde tras Soylent Green...


La verdad es que la película está bien, aunque reconozco que aún no he leído la novela en la que se basa y por lo tanto no se juzgar cuán buena adaptación puede ser. Es entretenida, mezclando cosas como la política, la demografía, el ecologismo, la eutanasia y la ética, en un fin distopico y ucronico que tiene un inicio llamativo: Con fotos del mundo y su industrialización desde finales del siglo XIX-primeros del XX hasta mas o menos los 70 y mostrando las consecuencias de ese desarrollo enloquecido.
Aunque no, nos engañemos: No es tanto culpar a la industrialización y al capitalismo, sino al comunismo y la superpoblación, que según en aquellos años forzaba a los paises occidentales a "no quedarse rezagados" en la carrera y por consiguiente provocar una dinámica que llevaría al ocaso del mundo tal y como lo conocemos.
Durante la Guerra Fría y con el auge del Comunismo en paises como China, Cuba, y por supuesto, la URSS, en Estados Unidos se creo una corriente de pensamiento apocalíptica donde se hablaba que el peligros de esas naciones venía un crecimiento amenazadoramente descontrolado de la población, provocando una superpoblación de la Tierra y una dinámica destructiva global, al intentar los paises capitalistas no ser engullidos por semejante avalancha de gente. Es decir, miraban mas la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio.


La película no tiene un gran alarde de medios o efectos especiales, ni siquiera para la época (No es lo que yo llamaría precisamente una super producción en ese aspecto), pero no por eso dejar de estar bien construida y de meterte adecuadamente en el ambiente. El ritmo es bueno y no se te hace larga ni pesada.
Hay algunas notas curiosas sobre este film y la influencia que ha ejercido hasta ser un icono de la cultura pop. Uno de ellos, es que al inicio del film,  Shirl sale jugando a Computer Space Arcade, de Syzygy Engineering (1971). Es, al parecer, la primera vez en la historia que sale en una película un vídeojuego. 
Además, esta película fue una de las primeras  que tratan del tema de la destrucción del medio ambiente y como esto conecta con el desarrollo tecnológico y la política, provocando unas consecuencias donde las víctimas finales es el propio mundo y su gente, algo que luego otras películas como Blade Runner o la saga Terminator siguieron explotando y ampliando
Por otro lado, Soylent Green se hizo tan popular que no solo salieron hipotéticos paquetes y latas del producto, sino que ha sido un recurso usado en series, vídeojuegos, cómics,..y hasta hay un grupo de metal que se llama así (Solo que cambiando la "y" del nombre por "i"):


Y como dije arriba, en wargames como Necromunda.


En definitiva, para mi gusto Soylent Green/Cuando el destino nos alcance, es una película entretenida y con un mensaje aún válido, al menos en parte: Cuida el mundo que te rodea y respeta la naturaleza antes de que sea demasiado tarde.

A ver si la grandes corporaciones y gobiernos del mundo se aplican el cuento, que creo que la gente de base estamos ya bastante concienciados...

2 comentarios:

  1. En futurama también hay Soylent yellow con mayor contenido de orientales :D

    ResponderEliminar
  2. Slurm..., de Futurama. Queda clara la referencia.
    No recuerdo haber visto la peli pero quizá sí.
    Interesante.

    ResponderEliminar

Tu comentario tiene que pasar antes por moderación antes de publicarse. Un poco de paciencia.Gracias!

Related Posts with Thumbnails