jueves, 15 de marzo de 2018

Vestfjarðagöng og Arnarnessgöng: El túnel mas largo y mas corto de Islandia


Una de las cosas que mas suele llamar la atención a la gente cuando visita los Fiordos del Oeste de Islandia, es el conocido como el Túnel de los Fiordos del Oeste (Vestfjarðagöng) o Túnel bajo el Breiðadalsá y el Botnsheiði (Göng undir Breiðadals-og Botnsheiði). No es el único túnel de los Fiordos del Oeste ni mucho menos de Islandia (De hecho, hay unos cuantos) pero si es el mas largo de la isla y muy conocido por los turistas por algunas de sus peculiaridades.

Como su nombre indica, atraviesa las laderas e interior de los montes Botnsheiði y Breiðadalsheiði, permitiendo llegar a la población de Ísafjörður con gran rapidez, sin tener que bordear los fiordos como antaño, permitiendo a poblaciones como Suðureyri, en Súgandafjörð, estar comunicadas con rapidez con el resto de los fiordos occidentales y por lo tanto el resto de Islandia. Se construyó entre 1991 y 1995, pero no se abrió al tráfico general hasta  el 14 de septiembre de 1996. Tiene una longitud total de 9 Km con 120 metros.​ Pasan por el las rutas 60 y 65 y tiene una velocidad máxima permitida de 60 Km/H en su interior, controlada con radar y otros sistemas. La iluminación es ambarina en toda su longitud como se puede ver en las fotos (Ninguna la tomado yo, por cierto). El túnel forma una "Y" al estar formado por tres secciones que se unen en un cruce subterráneo:

-Un tramo, el primero y principal, de algo mas de 2 Km une Ísafjörður con el cruce.
-El segundo y el tercero, parten de ese cruce en dos direcciones diferentes. Un ramal de poco menos de 3 Km llega hasta Suðureyri y otro de uno 4 Km llega hasta Flateyri y Þingeyri, y desde allí enlazar con la localidad de Patreksfjörður, a 161 Km de distancia desde el tunel.

Solo el ramal de 2 Km tiene dos carriles, siendo los otros dos de un solo carril, teniendo prioridad de paso los que van en dirección Ísafjörður, debido a que allí están por ejemplo el hospital comarcal, el puerto o el aeropuerto. Es decir, para facilitar las evacuaciones desde las zonas mas alejadas a los puntos seguros. Hay huecos practicados en las paredes cada 50 m, suficientemente grandes para que entre un camión o autobús grande, para que si un vehiculo que va en dirección Suðureyri o Flateyri/Þingeyri pueda dejar paso a uno que vaya a Ísafjörður. Además, cada 50 metros hay un puesto de SOS, con varios extintores, teléfono que conecta directamente con emergencias (Dentro del túnel no hay cobertura de ninguna clase), etc.
Salvo por cambio de rasante en el centro del túnel, la visibilidad es perfecta.


Esto ultimo detalle suele ser lo que mas llama la atención a los turistas, y lo que en algunas ocasiones les mosquea o les pone nerviosos: Que haya tramos de un solo carril y que haya que esperar, en vez de ser todo de dos carriles.
La respuesta es, realidad, muy sencilla: Entre las paredes de la montaña hay múltiples canales naturales y hasta ríos y cascadas que tiene agua todo el año pero durante los deshielos tienen un caudal enorme. Debido a las peculiaridades de la roca, que es de origen volcánico (Basalto y otras rocas volcánicas, altamente porosas) y el caudal del agua, es complicado canalizar con tuberías semejante caudal de agua, que se usa por cierto para dar suministro de agua y electricidad (Aprovechando los saltos de agua) a las localidades cercanas. El túnel ayuda a canalizar ese agua, pero el agua a su vez impide que el túnel se pueda ensanchar en algunos tramos, así que se llego a una solución intermedia que contentaba a todos, empezando por la administración.

El túnel por dentro es impermeable y seguro, pero cuando hay fuertes tormentas de nieve o riesgo grave de avalancha, unas barreras cierran el paso en una o ambas direcciones.

Junto a este túnel se suele hablar del Arnarnessgöng, o Arnardalshamar (Porque antiguamente en la zona estaba la granja de Arnar) que es el túnel más antiguo (1948) y más corto de Islandia (20 metros de longitud total), que además esta en curva. Esta en la salida de Ísafjörður en dirección Súðavík.


Yo suelo recorrer este túnel muy a menudo. Al menos dos veces al día, para ir a trabajar, o comprar o hacer cualquier cosa en los pueblos. Reconozco que en un principio me costó acostumbrarme a sus peculiaridades, pero  a día de hoy para mí es como pasar por el pasillo de casa. De hecho alguna vez, en compañía de gente del ayuntamiento, he visto algunas partes de su interior, como los puntos de control de agua. Es una pasada ver, tras una simple puerta de metal, una enorme cascada que se pierde metros mas abajo en las rocas y la oscuridad!
La verdad es que es una pasada y una cosa mas a visitar de la isla.

2 comentarios:

  1. Debió de ser una pesadilla encontrar un lugar por entre tanto curso de agua para poder hacer el túnel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si y lo irónico es que la gente que pasa por el túnel, sobre todo de fuera, piensa que es una chapuza! Cuando es todo lo contrario.

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails