jueves, 29 de junio de 2017

Recordando a Ceatitle: Jean Wells


El mundo en el que vivimos es, sencillamente injusto. Se cometen injusticias a cada segundo. En el mundo los juegos de rol pasa exactamente lo mismo, mas que nada porque es parte de ese mundo en el que vivimos y no se puede sustraer a ello, por mucho que sea una afición que promueve el entrenamiento sano y el desconectar durante un rato con tus amigos.

En D&D se dio una de esas injusticias, ya que se uso como pretexto un ambiente enrarecido y unas imágenes subidas de tono (Que no fue atajado porque al principio daba beneficios) para hacer una limpieza de gente critica y de paso condenar al ostracismo mas miserable a la primera autora de módulos de juegos de rol de la historia. A Jean Wells.
Jean Wells, o como se llamaba realmente Oeva Jean Wells Koebernick nos dejo hace 5 años(1955 -2012) y creo que  nunca se rehabilito su nombre de forma oficial en los círculos de los juegos de rol. Y la verdad es que su figura fue  muy importante en los inicios de D&D y de los juegos de rol, ya que fue la primera diseñadora de juegos que empleo TSR, y si no me fallan los datos, la primera de toda la historia de los juegos de rol (Y si no lo fue, muy lejos no debe de andar). Ademas, fue editora, ilustradora, diseñadora y articulista. Y su PJ, Ceatitle, llego a ser parte de los PNJs oficiales de D&D.
Desgraciadamente, su primer módulo en solitario fue también el ultimo.Fue Palace of the Silver Princess, uno de los mas famosos de D&D de todos los tiempos, aunque me temo que parte de su fama se debe a su tortuosa existencia.
Hacia finales de 1980, Jean Wells (Que era la única mujer en TSR que estaba como desarrolladora de juegos) es encargada de crear un módulo básico para acompañar el set 1 (La famosa Caja Roja). Tenía que ser un modulo para jugadores, por lo tanto, de nivel bajo. Well reune un equipo y junto al editor Edward O. Sollers y el ilustrador Erol Otus se ponen a trabajar en el. Cuando el modulo esta en edición y pre-producción, Jean Wells cree que algunos de los trabajos de Erol Otus deberían ser cambiados o retocado. Esto se debe a que Otus, un tanto gamberro, ha dibujado a unos monstruos exclusivos del ese módulo, los Ubues (Unos seres hermafroditas de tres cabezas, una de un genero y dos del otro. Si es una es masculina, las otras dos femeninas, por ejemplo. Las cabezas mayoritarias dan forma al cuerpo. Si son dos cabezas masculinas y una femenina, la femenina esta en medio y las masculinas a los lados, con cuerpo masculino) con unos rostros fácilmente reconocibles: Gente del staff de TSR y en especial, los presidentes de TSR.


En aquellos años, a falta de un presidente en TSR había tres. Gary Gygax y los hermanos Kevin y Brian Blume. Su padre, Melvin Blume le había ayudado a Gygax a ampliar TSR aportando capital, pero con la condición que sus hijos entrasen a ser socios de pleno derecho y que cada uno tuviera un 1/3 de las acciones. De esa forma TSR paso a ser un triunvirato, o una tricefalia, mas bien, al ser cada uno presidente de algo en TSR. Los Brume pronto empezaron a arrinconar a Gygax y a colocar a familiares, amigos y admiradores en puestos de importancia, hasta dejar a Gygax como mero figurín. Otus aprovecho esa inclusión para hacer critica de TSR con esa ilustración, poniendo cabezas con rostros de la empresa y todos alrededor de un caldero burbujeante (TSR). Gygax es fácilmente reconocible, por ejemplo (El de barba y bigotes con la lanza).
Wells, que sabía que por ejemplo los Blume tenían la cresta muy subida, se olía problemas, pero le dijeron que no pasaba nada. Ademas, el módulo había sido enviado a la imprenta y los retrasos de cambiar las ilustraciones y la maquetación costarían dinero.
Así que se siguió adelante. Total, un poco de sátira y auto-critica no hace daño...


El módulo sale en 1981, y muy poco después, Kevin Brume (Presidente creativo de TSR) llama muy enojado a Wells y a Sollers a su despacho. Les dice que como se les ha ocurrido poner imágenes con carga sexual en el módulo creado para adolescentes. Con la que ya les estaba cayendo con el tema de Dallas Egebert III y ellos meten una imagen de una mujer atada rodeada de tíos con cara lasciva. Y eso no era lo peor!
A lo que se refería Kevin Blume era a una ilustración de Laura Roslof, otra de las ilustradoras de la empresa y mujer de Jim Roslof (Otro ilustrador de TSR).
Es esta:


El Decapus es un ser parecido a un pulpo de 10 tentáculos (De ahí su nombre) que usando sus poderes de crear ilusiones y de imitar voces, tiende emboscadas a los incautos, haciéndoles creer que van a rescatar a alguien en peligro. Era otro monstruo exclusivo del módulo. Hay que tener una mente muy retorcida para ver algo de sexo o sadomasoquismo en esta imagen o en esta descripción:

"A beautiful young woman hangs from the ceiling. Nine ugly men can be seen poking their swords
lightly into her flesh, all the while taunting her in an unknown language and pulling at what few clothes she has on. Part of her ankle length hair has been wrapped around her legs, securely binding them together, while the rest of her hair has been used to tie her hands to a ceiling beam. A long "U" shaped table dominates most of the floor space. A huge fireplace is on the north wall."

La idea de Wells era crear una escena tan llamativa que los PJs no dudasen en lanzarse a salvar a la "victima" para caer ellos en realidad en una trampa tendida por el Decapus. Pero este tema fue usado como casus belli para auto-censurar la obra, por no gustarles la critica a su gestión a la situación de la empresa (Que acabaría destapándose unos 3 años mas tarde). Supuestamente alguien fue a quejarse a Kevin por la ilustración de la ilusión del Decapus y Kevin, haciendo hincapié en la "delicada" situación por el caso Dallas Egbert III, les monto el cirio a Wells y Sollers.
Se dio para atrás con la edición original, dando toda clase de excusas y todas las copias que se pudieron recoger fueron destruidas. Se re-hizo el módulo, siendo este escrito por Tom Moldvay y puesta Jean Wells como co-autora. Las ilustraciones de Otus, Wells y Laura Roslof fueron eliminadas, así como nombres en los créditos de la obra pese a quedar algunos dibujos aun incluidos (Por ejemplo el caso de Erol Otus. La portada, por ejemplo es suya...).
Poco después salio, con la misma extensión pero con tapas verdes en vez de las originales naranjas (Esa fue la edición que llego a España de manos de Dalmau i Pla, como "El palacio de la Princesa de plata").


Well, tras hacer un trabajo de ilustración para In the Dungeons of the Slave Lords, fue relegada a tareas de secretaria. Como ella mismo llego a decir, no querían tocar sus ideas para el juego "ni con un palo de 3 metros" (Exactamente, ella dijo :"nobody would touch my game ideas with a ten-foot pole.").
Se caso con un miembro de TSR, Corey Koebernick, en 1981. Cuando Corey dejo TSR a los pocos meses, se mudaron ambos a Beloit, en Wisconsin. Ella dejo de escribir y de ilustrar y se quedo como ama de casa cuidando de sus dos hijos. Tuvo una salud delicada y finalmente, sus problemas de salud provocaron su fallecimiento, que solo sus amigos hicieron publico en la red (Ejemplo). Fue un triste final para una desarrolladora de juegos que siempre aposto por dejar un hueco a la imaginación de los jugadores. Ella no era partidaria de hacer los módulos "cerrados" en el sentido de darles todo hecho a los DMs para la partida. Por ejemplo en Palace of the Silver Princess hay hueco en blanco, para que los jugadores creen sus propias partes del dungeon y que así cada partida sea diferente al tener elementos nuevos creados por cada DM que tomase el módulo. Partes que son fijas y otras que son lo que salga de la imaginación del DM de turno. Lamentablemente, con su salida de TSR y retirada del mundo de los juegos, esto se perdió. La forma de hacer las cosas de Wells fue remplazada por trabajos como el de Moldvay, y de ahí se extendió a otros juegos de rol

Jean Wells no fue condenada al ostracismo mas miserable por sus ideas, ni por su trabajo ni por ser mujer ni por nada de eso. Jean Wells fue condenada al ostracismo porque otra persona (Erol Otus) critico una realidad de la empresa con una ilustración. Como los criticados Blume y su familia no les hizo ni p**** gracia, en vez de quitar las ilustraciones molestas para ellos, arremetieron contra Wells por ser la creadora del módulo con una excusa muy pobre y amparándose en una situación que ellos no hicieron nada por atajar (Durante el "affair" Dallas Egbert III se dice que las ventas de D&D se multiplicaron por 4), llevándose por delante a otras personas y su trabajo.
Esa es la verdadera injusticia de la historia de Jean Wells. Fue victima de una purga interna de TSR, sin tener en realidad culpa de nada.
A la pregunta de "Si Jean Wells hubiera sido John Wells, le habría pasado lo mismo?", la respuesta es un rotundo y sincero si. Lo mismo o peor.

La purga de los originales no fue completa, por suerte. Sobrevivieron algunos ejemplares. Muy pocos, cierto (Los originales físicos son muy caros en paginas de subastas. Se ha llagado a pagar mas de 3000 dolares US por uno en buen estado). El resto fueron escaneados y distribuidos por la red. Tanto la verde como la naranja son ahora mismo muy fáciles de conseguir.
 Lo cierto es que, comparado la edición naranja (Original) con la verde (Retocada. WotC la puso en descarga libre hace tiempo) se nota una diferencia abismal en todo. A la mayoría de la gente le gusta mucho mas la edición naranja que la verde, aun habiendo conocido primero la verde.
Lo podéis comprobar y juzgar vosotros mismos: Naranja y Verde.
Y de paso, decidme que se ve en el naranja que merezca ser censurado, cuando en aquellos años en TSR no les importaba por ejemplo poner desnudos o pechos al aire...

Digamos que el tiempo acaba poniendo a cada uno en su lugar. Lastima que en buena medida, ese reconocimiento a Wells le llegase demasiado tarde y que los juegos de rol se quedasen sin una gran aportadora e innovadora dentro de  los juegos de rol.
La vida es injusta, cierto, pero no por eso debemos de quedarnos callados y no dar a conocer historias como esta, al tiempo que tratamos, de alguna forma de cobatirlas.

Esta entrada se la dedico a Morgan Blackhand, ya que una entrada de su blog me animo a escribir esta historia.

4 comentarios:

  1. Reconozco la mesa con el ejemplar de Dalmau Carles. Es la de mi comedor xDD
    Lo de Wells fue un ejemplo vergonzoso de castigo ejemplar a una persona inocente. Y nosotros nos quedamos sin ver más módulos suyos, que sin duda habrían sido interesantes y diferentes de lo que se solía hacer. Los Blume no hicieron más que traer problemas a TSR.
    Muchas gracias por la dedicatoria :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pos esta sacada de Google...XD
      Fueron a pagar el pato con la que menos culpa tenía, la verdad. No por nada en espacial, ya que si John Wells y no Jean Wells hubiera escrito el mismo módulo hubiera pasado tres cuartos de lo mismo o peor, de fijo.

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con todo el artículo excepto en una cosa: una cierta connotación "chunga" sí que tiene la ilustración censurada, y no creo tener una mente retorcida.
    Me explico: la imagen de la damisela en apuros (con un villano o monstruo que va a forzarla) es un clásico de la fantasía. Así a voz de pronto me acuerdo de en La Muerte de Arturo, cuando éste marcha con su ejército hacia Roma, paran primero en el norte de Francia (si mal no recuerdo), donde un gigante ha estado aterrorizando a la población y cometiendo violaciones. Arturo se enfrenta a él y lo castra. Y bueno, he dicho fantasía pero es un clásico de la narrativa, tanto la occidental (Andrómeda atada a las rocas y rescatada por Perseo) como de Oriente Medio (leo que en Las Mil y una Noches aparece una historia en la que un príncipe árabe rescata a su amada de un persa y un bizantino). Como popularización reciente, está el episodio ése en Leyendas de la Dragonlance en el que Caramon, Raistlin y Crysania son atacados por un grupo de humanoides. Caramon derrota a los atacantes y después confiesa a Crysania que se ha enamorado de ella y que la fuerza para derrotarlos le ha venido al ver que el ogro líder del grupo asaltante quería "mancillar su pureza" (todo esto cito de memoria así que puede que me equivoque en algún detalle, pero juraría que la expresión entre comillas sale así literal en la traducción de Timún Mas, porque me impactó el eufemismo al leerlo como adolescente).
    Siendo un clásico de la narrativa, pues tiene su lugar en un módulo, creo. El problema es que si el producto iba dirigido a adolescentes, es un tema un poco más peliagudo... personalmente creo que a lectores o jugadores más jóvenes hay que presentarles contenidos un poco adaptados a su edad. Por ejemplo, lo de Leyendas de la Dragonlance, pues vale. Pero una imagen donde un grupo de pavos siniestros está desnudando a una chica atada, no sé, personalmente no lo dirigiría para un grupo de quinceañeros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha borrado el comentario y no se muy bien porque... En fin, lo que decía es que en D&D y en TSR se ponían imágenes mas "escabrosas" que esa y no se cortaban en poner tías desnudas enseñando los pechos hasta en las publicaciones mas tempranas. Esto podría pasar hasta por light.
      Ahora bien, y aunque alguien pueda pensar que es excesiva, yo pregunto: Justifica todo lo que se hizo después? La respuesta es NO, ya que todo vino porque a los presidentes de TSR (A uno de ellos, en especial) no le hizo ni puñetera gracia el mensaje de la ilustración de los Ubues.
      No perdamos eso de vista...

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails