domingo, 1 de abril de 2018

El Arquitecto del Faraón de Bernard Simonay


La semana pasada, me enteré de que el escritor francés Bernard Simonay nos dejo el 21 de mayo de 2016 a los 64 años de edad. Era un escritor francés realmente bueno del cual he leído algunos libros, y que me gusta especialmente no solo por su talento, si no porque le daba a varios géneros que iban desde la novela policíaca o detectivesca al la novela fantástica, pasando por la ficción histórica o la novela de aventuras. Hubo una novela de el, que me gusto mucho, que leí hace unos 11 años, que es la segunda de una trilogía llamada La primera Pirámide (La Premiére Pyramide en el original).
Voy a hacerle una reseña, que igual puede ser algo atípica para lo que suelo tratar en el blog

La novela, de genero histórico, se titula El Arquitecto del Faraón aunque su título original es La Cité sacrée d'Imhotep (La ciudad sagrada de Imhotep sería el título exacto), que salio en francés en 1997. En español no salio hasta 2001 de manos de la editorial Plaza & Janes. El libro esta precedido por La Jeunesse de Djoser (1996), que en España salio como La Tumba del Nilo, y le sigue La Lumière d'Horus (1998) que en español salio como El Templo de Horus y que cierra la trilogía. No tengo las fechas a mano seguras, pero creo que en España vino a salir en un intervalo parecido, entre 2000 y 2002.

El libro tiene unas 432 páginas y esta en varios tipos de tapas. La mas común es tapa blanda, pero los he visto en tapa dura con sobrecubierta y solapas. Lo se porque la primera vez que lo leí me dejaron un ejemplar así. El tiene un prologo y un epilogo, con 62 capítulos entre medias. A esto hay que sumarle un extenso glosario y abundantes notas a pie de página, que sirven para aclarar, matizar o dar mas datos de algunos personajes, lugares o hechos.


Estamos en el milenio tercero antes de Cristo. Tras huidas, traiciones, luchas y sufrimiento, el faraón Djoser gobierna al lado de su esposa Tanis, que ha adoptado el nombre de Nefertiti. El reino prospera como nunca antes lo hizo, la gente es feliz, los enemigos están a raya o se han convertido en amigos y aliados. Se da inicio a la construcción de la gran pirámide de Saqqara, a cargo del sabio Imhotep, que muchos creen la encarnación del dios Toth por su inmensa sabiduría. La pirámide de Saqqara y la ciudad sagrada que se haré junto a ella, sera la primera en el Antiguo Egipto de piedra.No obstante las cosas empiezan a ir mal, cuando tienen lugar una serie de siniestros crímenes que atemorizan incluso al mismo faraón y su familia. La amenaza llega hasta el mismo palacio real cuando la reina, embarazada, sufre un intento de asesinato mediante magia negra. Las investigaciones poco arrojan salvo la sospecha cada vez mas creciente que grupos de adoradores de Set se han rebelado por la predominancia que  esta cogiendo el culto a Horus.
Al mismo tiempo, un joven beduino llamado Mosher, que ha sido vendido como esclavo por sus propios hermanos, llega a Egipto. Conocio a la reina cuando aun se llamaba Tanis y tiene el don de interpretar los sueños. Su destino esta ligado a Egipto y a la pareja real y con el será vital su ayuda para que descubrir una conspiración contra la pareja real y contra todo Egipto.

El autor
La novela, pese a formar parte de una trilogía, se puede leer de forma prácticamente independiente. Ciertamente, hay bastantes referencias a hechos que pasan en el primer libro, pero entre que no son especialmente importantes para la trama o que están bien explicados, no hay problema. Se adolece, a lo sumo de la falta de descripciones físicas con cierto detalle de los personajes.
El libro tiene un ritmo de narración perfecto, rápido e intenso, es preciso en las descripciones, y aprendes un montón de cosas. Pero sobre todo es variado a mas no poder: Tienes acción, magia, ciencia de la epoca, acciones detectivescas, persecuciones, batallas, escenas de amor o incluso directamente de sexo,...y sobre todo historia. Hay novelas históricas que suele fallar en compaginar la parte de narración y ficción con la de historia, llegando algunos casos a caer en la simplificación de conceptos o datos históricos por miedo de aburrir al lector o desorientarlo...consiguiendo a veces eso mismo, aburrirlo y/o desorientarlo, llevándolo a equivocaciones. Eso se ve mucho en Yo, Claudio de Robert Graves que traduce nombres de ciudades, provincias romanas, armas, etc a sus equivalentes actuales o mas cercanos llegando a cometer fallo terribles como, por ejemplo, hablar de la provincia romana de "España" cuando primero España no existía (Tardó mas de un milenio largo en ser como tal), mezclo la naciones actuales de España y Portugal y obvio que la península Ibérica en tiempos de Augusto y sus sucesores se dividía en tres provincias: Ulterior Baetica, Ulterior Lusitania y Hispania Citerior (Ver).

En la novela de  Bernard Simonay no hay esos problemas, porque, tenemos un extenso glosario que nos habla de equivalencias entre el nombre de las ciudades egipcias con sus nombres en griego, como eran las medidas, los dioses y un extenso listado de nombres y sus significados. Y por si fuera poco, tenemos notas a pie de página que nos aclaran las cosas cosas a medida que van surgiendo, muchas veces de una forma exhaustiva, lo que muestra una buena documentación por parte del autor.
Es un libro muy cómodo de leer, que se lee muy rápido y a la vez es muy absorbente. Cuando lo cogi la primera vez me lo termine en un día, estando en casa de mis padres. Y lo he vuelto a leer y me paso exactamente lo mismo: Lo coges una mañana, lo abres, lo lees y cuando has terminado es de noche bien avanzada.


La acción no se limita solo a Egipto y se visitan otras localizaciones, como Nubia o Biblos, lo cual le da variedad y encanto añadido. Y la historia de Moshem y su valor en la trama...no voy a decir nada, pero creo que el autor narra de forma magistral y original una historia que muchos conocerán por la religión. Le da una perspectiva fresca y humana, al mismo tiempo veraz en mi opinión.
El faraón Djoser y Tanis son presentados con una épica que hace sus figuras tan grandes como la de Keops, Micerinos, Akenatón Tutankamón, Ramsés u otros faraones de la historia. La base de lo que serían mas tarde.

Es un libro tremendamente inspirador. Yo me he hecho con varios libros de que hablan del antiguo Egipto,sobre todo del tema de las pirámides, de la religión y las organizaciones militares según que dinastías solo por leer este libro te despierta el apetito por conocer cosas. Aun no me he hecho con el tercer libro de la trilogía pero cuando tenga los tres los pienso leer todos de seguido. El segundo ha puesto el listón muy alto pero los otros dos creo que como poco van a estar  a la altura.



Sinceramente, me parece un libro (Y que demonios, una trilogía) muy recomendable, apta para casi cualquier tipo de lector. Esta muy muy bien, te entretiene, aprende cosas y encima despierta el deseo de saber mas. Es un libro muy bien escrito, que a lo sumo puede tener algún patinazo con le tema de las traducciones, cuando por ejemplo Tanis se viste en un momento de la historia con una piel de "jaguar", en vez de leopardo, como el resto de la Guardia Real. Y el personaje de Moshem y su historia es un añadido a toda la trama simplemente soberbio que me encanta.

La primera Pirámide como trilogía y el El Arquitecto del Faraón como libro suelto de esa trilogía creo que es lo que se puede decir un verdadero "must have" literario. No solo cumple las posibles expectativas positivas que genera la sinopsis, es que las supera con largura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails