martes, 2 de mayo de 2017

Sons of Dorn, de C. Roberson: Reseña

Que puede mas, el ansia de satisfacer el honor personal o el conseguir la gloria como parte de un conjunto? Los sentimientos personales o la disciplina? El pasado o el presente y el posible futuro? La originalidad o la ultra-corrección? La novela que voy a reseñar habla sobre esto, dentro y fuera de la historia.

Sons of Dorn, de Chris Roberson, es una novela de W40K post-Herejía e independiente (Es decir, no forma parte de ninguna  serie o trilogía), que fue publicada en el año 2010 por Black Library. Ha tenido una edición física en tapa blanda a color, de bolsillo, de 416 paginas y portada a color ilustrada por Hardy Fowler y otra digital, como suele ser lo habitual en BL. No estoy seguro, pero creo que la edición física ha sido re-impresa una segunda vez. Y no ha sido traducida al español, aun. La edición física, como he dicho tiene 416 paginas (Contando las de propaganda que tienen las ediciones originales de BL) y tiene un prologo, un epilogo y 13 capítulos agrupados en tres partes (3,3 y 7, respectivamente)

La novela empieza narrando la historia de un capitán de la 2ª compañía  de los Puños Imperiales, Taelos, que tras lo que ocurrió en la Cruzada de Nimbosa (La historia se sitúa en algún punto entre el final de esa cruzada y la recuperación de Lysander para el capitulo) , se esta recuperando de las graves heridas que le infligieron los Tau. Una vez recuperado y sintiéndose responsable en buena parte de las grandes bajas sufridas por la 2ª y las muertes de la población del planeta, pide al Señor del Capitulo, Vladimir Pugh, que le permita tomar “El Peregrinaje del Guerrero”, que es dejar el capitulo y pasar el resto de sus días vagando por el espacio luchando contra los enemigos del Imperio, hasta que lo maten (Algo parecido a lo que hacían los Jueces cuando se retiraban, en Juez Dreed). Pero el Señor de los Puños Imperiales se niega a darle permiso, y le pone al cargo de la 10ª compañía para sustituir a su recientemente fallecido capitán y encargarse de conseguir nuevos reclutas para el capitulo. Es una posición de honor, pues le convierte en garante del futuro del capitulo, pero  su vez le aleja de sus ansias de redención personal. Por lo tanto, parte de inmediato a iniciar la “cosecha”.
En el mundo de Triandr, hay una guerra entre tres pueblos que los habitan: Caritaigne (Ambientado en una especie de  Francia de la segunda mitad del S XVII), Sipang (Ambientado a su vez como un reflejo de la China imperial de los Ming. Mas o menos, el siglo XVII también) y Eokaroe (Inspirados en los pueblos de la América pre-colombina, muy posiblemente Aztecas, pero con conocimientos de metalurgia del hierro). Los dos primeros luchan usando el territorio de los terceros como campo de batalla, por lo que los terceros se meten en la refriega atacando a la vez a los otros dos bandos. De entre las filas de los contendientes conocemos a Jean Robour du Queste, un joven y arrogante noble de Caritaigne, que sufre las pullas constantes de su primo (Benoit Vioget) y sus amigos. Por Sipang conocemos a  Zatori Zan, un chico que fue vendido como esclavo por su padre y que acabo como escudero y aprendiz del Padre Nei, un monje guerrero que le ha enseñado todo lo que sabe del arte de combatir. Por ultimo, tenemos a Taloc s'Tonan, hijo del caudillo Eokaroes Tonan, que va a defender su tierra y su estilo de vida frente a los invasores de su tierra.
Los tres tienen en común muchas cosas: Es su primera batalla, son espadachines, son muy jóvenes y van a acabar unidos por la guerra y la desgracia: Primero, Jean Robour mata por la espalda al padre Zei aprovechando un despiste de su escudero Zatori, que a su vez en sus ansias de vengar a su maestro mata a Tonan al ponerse este en su camino y a la vista de su hijo Taloc, que jura venganza contra Zatori. Pero pronto se van a unir mas por otro hecho: Los Puños Imperiales han visto la batalla y van a escoger entre los supervivientes nuevos candidatos a neófitos. Jean Robour, Zatori Zan y Taloc s'Tonan son escogidos personalmente por el capitán Taelos, lo cual plantea un dilema: Serán capaces de no matarse entre ellos mientras se convierten en neófitos y luego exploradores de los Puños Imperiales? Y una vez siendo exploradores, sobrevivirán a la batalla contra las hordas de Slaanesh en el planeta Vernalis, aun cuando la tentación de acabar entre ellos puede que sea mas fuerte?

Chris Roberson (1970-) es un autor norteamericano, tejano para mas señas, de gran prestigio que ha escrito una gran cantidad de novelas, cuentos, relatos cortos, guiones para cómic,... generalmente orientados a la ciencia ficción. Es uno de los autores de Clockwork Storybooks, ha escrito para editoriales como DC o Vertigo, en revistas como Asimov’s Science Fiction, Fantastic Metropolis, RevolutionSF, Twilight Tales, o Lone Star Stories. En cuanto a palmares, ha sido finalista de los World Fantasy Award tres veces (2004 y dos veces en 2006), dos veces finalista de los John W. Campbell Awards, y tres veces nominado a los Sidewise Awards, ganando en esta ocasión dos veces (2009 y 2004). Ademas su novela Paragaea se incluyo en el Waterstone’s Top Ten de ciencia ficción de 2006. Es propietario y fundador de la editorial MonkeyBrain junto con su mujer, Allison Baker.
Sons of Dorn es la segunda novela de Chris Roberson para Black Library. La primera fue Dawn of War II, que salio en marzo de 2009. Ese mismo año salio un relato suyo, con los mismos tres exploradores de protagonistas, llamado Gauntlet Run en la antología Heroes of the Space Marines. Y luego salio Sons of Dorn. La de Dawn of War II la leí en su momento en español y sin parecerme mala, tampoco me pareció especialmente llamativa (Mejor que las de C.S Goto para el DoW I si, pero eso no es mucho merito en mi opinión). Sin embargo, la de Sons of Dorn tiene la curiosidad de que, en la contraportada sale un comentario del mismísimo Michael Moorcock, alabando el talento de Roberson con estas palabras: “un narrador talentoso, tiene un oído único, una mirada inteligente, una elocuencia del todo demasiado rara en la ficción moderna”. El libro me fue regalado, pero semejante afirmación de Moorcock supongo que hubiera sido suficiente para que ojeara el libro y me animara a comprarlo.
Aunque, a renglón seguido hay que añadir que esa frase de Moorcock en la contraportada de un libro de GW es muy llamativa. No solo por el hecho de que sea una frase de un autor de su fama en un libro de GW/BL,algo que no es habitual que GW/BL use como reclamo, si no porque es articulo sabido las fricciones que hay, o al menos hubo, entre el entorno de Moorcock y la empresa inglesa, por el la apropiación y uso por parte de la segunda de términos y símbolos que el primero popularizo.

Desde la tormentosa publicación de Space Marine, de Ian Watson, GW fue muy reacia a volver a sacar novelas sobre los Puños Imperiales y tardaron muchos años en volver sacarles libros propios. No porque Space Marine (Una de las primeras novelas de W40K) fuera mala, si no porque ponía el dedo en llagas molestas para GW (Por ejemplo, plantear la hipótesis de que hubiera homosexualidad entre los Astartes) y había generado una imagen de los Puños Imperiales que a GW le puso literalmente, de muy mala leche, por no hablar que Watson consiguió publicar la novela saltándose los filtros de auto-censura de GW, algo que los de Nottingham les escuece a día de mas que nada. Aun así, la novela se seguía teniendo en cuenta por parte de GW y BL en temas estadísticos pese al “damatio memoriae” al que fue sometida durante muchos años hasta que la re-editaron. Por ejemplo, en el The Blood Angels Omnibus (Del que hablare en otra ocasión) de James Swallow, el autor nos cuenta que en BL estaban interesados en sacar novelas de los Ángeles Sangrientos en aquel tiempo (Años 2002-2003) porque era el único capitulo de la primera fundación que no tenia novelas en aquellas fechas. Y la única de los Puños Imperiales era, precisamente, Space Marine.

Pero a finales de 2009 se anuncio una nueva novela de los Puños Imperiales, la que escribió Roberson, que salio a la venta en Enero de 2010. Parece ser que BL quería hacer “tabula rasa” con el tema de Puños Imperiales de una vez por todas, y que para ello encargaron a un autor de prestigio como Roberson la creación de la novela.
Da la impresión de como si intentaran borrar el recuerdo de Space Marine, partiendo de cero del mismo supuesto base y demostrar que un autor de prestigio se ceñirá a los estrictos parámetros de BL por muy prestigioso que sea. De hecho, la novela de Roberson tiene algunos paralelismos con la de Watson, al partir precisamente de un supuesto base similar pero con un desarrollo diametralmente opuesto: tres reclutas de los Puños Imperiales, de un mismo mundo pero de orígenes muy dispares, enfrentados entre ellos pero a su vez unidos por fuertes vínculos forjados y supeditados al capitulo, parecidas vicisitudes vitales y sobre todo, usar su historia para conocer desde dentro un capitulo que fue Legión de la Primera Fundación. Sin embargo los paralelismos acaban aquí y Roberson nos ofrece su formula personal para la historia.
La novela esta dividida en tres partes muy claras. La primera (3 capítulos) nos narra como son los reclutas antes de ser encontrados por Taelos, que les ha unido y como son convertidos en candidatos a neófitos, junto con todo el choque cultural al que son sometidos al conocer la existencia e historia del Imperio. Taelos va teniendo menos protagonismo, menguando en sus aportes La segunda. (Otros 3), una vez convertidos en neófitos, como es su entrenamientos y las costumbres y doctrinas de los Puños Imperiales. Taelos se eclipsa para dejar todo el protagonismo a los reclutas. La tercera (7 capítulos) narra  la campaña en el planeta minero de Vernalis contra una horda invasora de Slaanesh, donde Taelos vuelve a tener mas peso, pero los protagonistas siguen siendo los reclutas. Taelos es solo vinculo que los une entre ellos y al capitulo.

Hay que hacer notar que, pese a que Roberson no es un escritor formado en BL o que ha alcanzado la fama con BL, se adhiere al trasfondo de los Puños Imperiales con fidelidad, especialmente a lo que salia en los Index Astartes. Salen todos los mandos superiores, la historia de la enemistad de Perturabo y Dorn,..Añade algunas cosas de su cosecha propia, como la historia de los traidores de Guardia Imperial que sirven a los Hijos del Emperador desde los tiempos de la Herejía de Horus en Vernalis (Los "Roaring Blades"), pero incluso así la fidelidad al trasfondo previo roza la ortodoxia. Llama la atención, de paso que la figura de Danarth Lysander (Capitán de la 1ª compañía y uno de los personajes favoritos de los aficionados a los marines espaciales) empieza a aparecer aquí en las novelas de los Puños Imperiales, en unas como protagonista y en otras como “estrella invitada” como es en este caso.
Junto con la fidelidad al trasfondo (Que a día de hoy no tienen muchos de los escritores de BL), otro rasgo característico de esta novela es lo cuidado del orden de los hechos narrados. Aunque la narración va saltando del punto de vista de un personaje a otro, se sigue casi siempre el orden de aparición de cada uno (du Queste primero, Zatori después y Taloc por ultimo), no se retrocede en la linea temporal de los hechos narrados(Solo se avanza, sin flashbacks. Se narran, al lo sumo y por separado, hechos simultáneos) y la sucesión de escenas va encajando sin bifurcaciones, siendo sencillo seguir el hilo de la narración.

Linealidad y orden son las marcas de identidad de esta novela. Roberson es tan disciplinado contando la historia, tan ordenado y diligente como si el mismo fuera un Puño Imperial. La novela fluye sin impedimentos y hay acción en abundancia, descripciones detalladas e interesantes y otros elementos que en conjunto hace que sea una novela entretenida, pero uno no deja de pensar que Roberson creo algo un tanto rígido. Quizás por eso, como a los propios Puños Imperiales, que le noto una cierta falta de frescura al conjunto de la narración y en ocasiones la linealidad hace que uno pueda sospechar y acertar casi siempre elementos del desarrollo de la misma antes de que sucedan, como si hay traidores quienes son, quien seguramente muera o sobreviva,...restandole emoción y color. Si, la historia en conjunto no es mala, pero le falta una cierta capacidad para sorprender o impresionar con un giro narrativo inesperado, que el lector diga “Oh, eso no me lo esperaba y me mola (o no)” o “que forma de hilar la trama tan novedosa” o un simple “No jodas, ¿en serio?”. Lo que creo que es posible indicio, bastante solido de que BL le coarto la creatividad al autor.

En definitiva, Sons of Dorn es una obra que ejemplifica a los Puños Imperiales hasta el mas mínimo detalle. Representa un conjunto solido, correcto pero también es rígido, excesivamente uniforme y algo frío. Como los propios Puños Imperiales. Es ordenada y disciplinada al tiempo que carece de “chispa”, de giros ingeniosos y sorprendentes. Ahora bien, tras estudiar a autor y sus obras, no creo que sea algo achacable a su talento o a como esta formado el trasfondo de W40K, si no a algo completamente exterior que no tiene que ver con su talento, si no con un exceso de control.
Si BL quería dar carpetazo al Space Marine de Ian Watson con este libro,al dar al publico una novela sobre Puños Imperiales que haga olvidar la primera que se hizo y demostrar de paso que pueden tener a un autor de prestigio reconocido (Prestigio ganado fuera de BL, quiero decir) controlado bajo sus directrices, en mi opinión no lo consigue del todo. Si, da la impresión que a Roberson le marcaron muy claramente el camino para que no se desviara y que este no se desvió, pero Space Marine sigue pareciéndome mucho mas original y valiente por comparación, y muy digna de tener en las baldas.
Sons of Dorn no es mala como novela creo yo, y el hecho de que sea una novela suelta y en formato económico le da algunos atractivos extras para hacerse con ella, aunque no seas fan de Rogal Dorn y sus chicos, pero la novela es correcta sin pasar mas allá de ahí, por lo que aconsejo que nadie se vaya haciendo especiales ilusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails