miércoles, 17 de mayo de 2017

Aaron en Armageddon: At Gaius point


At Gaius point es un relato corto de Aaron Dembski-Bowden para W40K que fue escrito y publicado hacia el año 2010. Ha sido publicado y re-publicado por Black Library al menos en unas ocho ocasiones desde que fue publicado por primera vez. Ha formado parte de Legends of the Space Marines que es una antología centrada en marines espaciales (2010. Fue publicada en español, mas tarde por Timun Mas,. Tiene edición física y digital), Book of Blood que es otra antología de relatos cortos y cómic centrada en los Ángeles Sangrientos y sus sucesores (Abril de 2010, que actualmente esta bajo la denominación print-on-demand. Es decir, no lo tienen en stock, pero si lo pides te lo hacen. Solo edición física), en 25 for 25 que es otra antología mas que salio para celebrar los 25 años de W40K (2012. Ediciones física y digital), y en la antología There is only War (2013. Ediciones física y digital y tiene una edición en español física que saco Timun Mas) ademas de salir como relato suelto de descarga por pago en formato digital (2011) y mas recientemente en la colección de relatos cortos The Third War for Armageddon. Creo que salio también publicado en alguna Bolter & Hammer, la revista de BL actualmente desaparecida, pero no estoy seguro de ese extremo. Y dos veces como relato corto suelto de  descarga por pago.
Vamos, que le han sacado jugo a base de bien.
La extensión del mismo es de unas 34 paginas si nos basamos en como sale en Legends of the Space marines, aunque pensemos que según el formato y el tamaño puede ocupar extensiones ligeramente diferentes.


Como hay dos antologías que han sido traducidas, pero que me temo que ya no están a la venta salvo stocks y segunda mano, que contienen este relato, lógicamente esta disponible en español, pero al menos de forma oficial no hay una versión en español de ese relato de forma independiente.

Este relato nos habla de una escuadra de Desgarradores de Carne aerotransportada, que ha sido derribada en la zona de las junglas ecuatoriales del planeta por baterías anti-aéreas de los orkoz. En el impacto han muerto casi todos salvo tres: un sargento veterano llamado Drayus que desgraciadamente esta en las ultimas, un hermano de batalla llamado Zavien que es el que menos daños ha sufrido y que es uno de los protagonistas de la historia y otro hermano de batalla mas llamado Jarl, el otro protagonista por así decirlo y que ha salido relativamente indemne, al menos en el plano físico. Ya que en el plano mental, ha caído en las garras de la Rabia Negra, una de las dos maldiciones genéticas que sufren los descendientes de Sanguinius. Jarl ha despertado primero tras el impacto, ha salido de la nave siniestrada y esta suelto por la jungla, recorriendola enloquecido creyéndose el Primarca de los Ángeles Sangrientos en las horas finales de la Herejía de Horus, matando a todo lo que se le ponga delante. Zavien es encargado por Drayus de pararle los pies a Jarl a cualquier precio, para evitar que lo que le pasa llegue a oídos exteriores al capitulo y se repitan de nuevo los hechos de Gaius Point, uno de los episodios mas vergonzosos del capitulo. Desgraciadamente, no tendrá solo que luchar contra la locura de su hermano y las bandas de orkoz. Las Hermanas de Batalla del Sudario de Plata están cerca y recuerdan demasiado vivamente lo que paso en Gaius Point...


La historia esta basada en un pasaje del trasfondo de los Desgarradores de Carne y de sus actuaciones en la Tercera Guerra de Armageddon. En año 998 del M41 los Desgarradores de Carne fueron destacados junto con las Hermanas de Batallas de la Orden del Sudario de Plata para acabar con las fuerzas del señor de la guerra Rukglun, cuyas peñaz de artillería estaban bombardeando las posiciones imperiales en Gaius Point. Los Desgarradores se lanzaron a por los Orkoz pero tras acabar con ellos,siguieron luchando masacrando a todo lo que se le pusiera a tiro. En este caso a sus aliados, las fuerzas de la milicia imperial y las Hermanas de Batalla del Sudario de Plata. Las Hermanas de Batalla intentaron que la Inquisición excomulgara y destruyera a estos descendientes de los Ángeles Sangrientos, aunque parece que por ahora no han tenido éxito, por lo que se toman la justicia por su mano cada vez que pueden.
La historia transcurre un poco después de esos hechos.

Si que le han sacado jugo, si....
Los Desgarradores de Carne y por extensión los hijos de Sanguinius no son el campo literario habitual de Aaron, pero se sigue desenvolviendo con soltura (Le da igual la facción o los colores, los marines espaciales son lo suyo, esta claro), presentándonos una historia que transcurre en dos vías principales que se entrecruzan y se separan a medida que ambos marines se encuentran, uno en una loca carrera en medio de apocalípticas y ancestrales alucinaciones y el otro persiguiéndolo para evitar que lo que paso en Gaius Point se repita, aunque sea a menor escala. El protagonismo lo lleva de todas formas Zavien.
El ritmo del relato va acorde con los hechos narrados. Es rápido, fluido y lleno de acción. Las escenas van pasando de un personaje a otro con fluidez, de forma que el lector ve desde dentro y desde fuera a los principales personajes. Aun así, Aaron hace hincapié mas en la tragedia y la desgracia triple en la que se sumen los personajes, no solo por un hermano perdido para siempre por su tara genética, si no también por una acción vergonzosa que puede originar la destrucción total del capitulo tras todo lo que llevan sufrido y el verse tratados como los peores de los herejes por sus aliados. Eso le da una visión diferente a la típica historia de marines espaciales. Añade a esto un par de notas adicionales a modo de pinceladas sobre el trasfondo de los Desgarradores de Carne (Por ejemplo, que en Cretacia queman a los muertos) y la especie de ensoñación final que tiene el Zavien, muy diferente a la de su hermano de armas, y tenemos un relato corto, intenso y muy bien montado.
Pese a ser un relato corto, Aaron lo divide en seis partes de diferentes longitudes (Por ejemplo, la primera son cuatro lineas escasas pero el resto son de varias paginas) a modo de “mini-capitulos.” Eso ayuda (Junto con poner partes en cursiva) a que se focalice bien la acción por parte del lector, pese a los saltos de perspectiva. Ser organizado es tan importante como saber que se quiere contar y como hacerlo y creo que Aaron lo muestra en este relato.


En definitiva, es un muy buen relato. Es una pena que BL no hayan continuado sacando relatos de Desgarradores de carne con este autor. Han sacado algunos trabajos mas sobre ellos, pero creo que James Swallow y Aaron Dembski Bowden son los que mas me gustan como los reflejan.


1 comentario:

Related Posts with Thumbnails