jueves, 26 de septiembre de 2013

Falsos Dioses

En un principio,la saga de la Herejía de Horus partió de un tronco común que se fue ramificando mas y mas y mas a medida que avanzaba(Y retrocedía y volvía avanzar) la saga.De hecho,primero siguió una senda recta,luego retrocedió un poco para volver al punto anterior y avanzar un poco mas y mas tarde los libros adquirieron una dirección propia,a veces algo errática.El libro del que os quiero hablar en esta reseña es el segundo de la saga,de cuando aun no había habido ni pasos atrás ni ramificaciones excesivas.
Falsos Dioses(En el original es False Gods) es el segundo libro de la saga,escrito por Graham McNeil y publicado en ingles en 2006 por Black Library y ese mismo año en castellano por Timun Mas.Tiene,en la edición en español,346 paginas,encuadernadas en tapas blandas con solapas e ilustradas por Neil Roberts.
Tras los hechos acontecidos en el primer libro,Horus y su legión retornan a Davin,un mundo que ellos mismos había unido al Imperio junto con los Portadores de la Palabra,pero ahora renombrados ya como Hijos de Horus.Deben de volver a petición de Erebus de los Portadores de la Palabra porque algo se ha torcido en una de las lunas del planeta.Pero lo que parece en un inicio como la primera rebelión de un mundo anexionado al Imperio y encabezada por su gobernador y sus tropas,ademas de una mancha en el honor de Horus y su legión...es mucho mas.Mas siniestro,mas peligroso.Porque los que hasta ahora eran espectadores ocultos han decido ponerse en el tablero y jugar su partida contra la Humanidad moviendo sus propios peones para intentar ganar uno nuevo y mucho mas poderoso.

El propio Señor de la Guerra,Horus.
Este libro divide la acción entre cuatro lugares que se podrían agrupar de la siguiente forma:Por un lado,están el planeta Davin y su luna y con ellos el Espíritu Vengativo(La nave capitana de Horus).Por otro el sistema que tiene el planeta Aureus.En esta historia sale 5 legiones y cuatro de sus Primarcas(Hijos de Horus con Horus,Portadores de la Palabra,Hijos del Emperador con Fulgrim,Mil Hijos con Magnus el Rojo y Devoradores de Mundos con Angron).
La acción del primer libro es retomada por McNeil,que nos presenta a un Horus dubitativo,que busca ayuda ante la tarea que tiene como Señor de la Guerra que ve como no paran de salirle problemas por todos lados.Desde una rememoradora de una las casas nobles mas importantes de Terra que quiere ser su cronista hasta la rebelión en Davin,sumándose a ello los problemas con los burócratas imperiales que ya arrastraba en el libro anterior.Casi los personajes de anterior libro(Astartes, del ejercito Imperial,iteradores y rememoradores) vuelven a salir en este libro.Así pues tenemos a Loken,Torggadon,Abaddon, Ignace Karkasy,Varvaras,Oliton....a ellos se le suman algunos nuevos como Kharn,Angron,Fabius Bilis,Petronella Vivar,Maggard....Los nuevos tienen un peso variable y los anteriores siguen teniendo casi todos el peso que tenían antes pero van cambiando poco a poco.Erebus se hace mas siniestro y desafiante,Abbadon mas colérico,Pequeños Horus mas melancólico y triste,Torggadon menos bromista,..Hasta Loken sufre un cambio. Y no hablemos de Horus.Lo mismo pasa con los no Astartes:Keller se vuelve mas mística, Ignace mas comprometido con una causa que es justa,...Y no todos los personajes,tanto nuevos como viejos, terminaran el libro,de una forma u otra.Unos mueren y otros en realidad muere su antiguo yo(O queda enterrado) y surge uno nuevo.
Este libro me parece muy completo,ya que tiene de todo.Por tener tiene hasta luchas contra zombies,magia,pasajes oníricos,demonios,clases de antropología,batallas,intriga,humor(A veces un pelin picante),problemas familiares,...es como una especie de menú de gustación literario.El problema que tiene es que McNeil se metió en un buen berenjenal cuando lo escribió.Tenia que articular los elementos de arriba y muchos mas para que quedase una narración coherente.Y en buena medida lo consiguio,pero no de una forma tan brillante como Dan Abnett en el primero,aunque es cierto que Abnett no tenia tantas cosas diferentes en su libro.Este es un excelente libro sin duda,pero no llega al nivel de excelencia del primero.De hecho llegar a ese nivel tarda bastante en esta serie.
La resolución de algunas situaciones,como la prueba a la que es sometido Horus por ejemplo,no esta todo lo afinada que debería ser,para mi gusto.Horus al final un tipo mas caprichoso,mas dependiente de la figura patena y mas celoso de su posición de lo que el mismo se creía.Se pasa al Caos no tanto por merito de Erebus,o por miedo a la muerte, sino porque en realidad siente celos de Lorgar,por haber sido elegido primero y eso el no lo puede permitir.
Por otra parte esta el tema de los Astartes,sobre todo los del Mournival.Cada vez hay mas roces,mas movidas sobre todo entre Loken y Abaddon(Llegan a tener un conato de pelea y todo por culpa de Ignace) y aunque al final parece que las cosas se enderezan y vuelve el buen rollo,todo salta por los aires con la herida casi mortal de Horus(Por culpa de Erebus).
El libro,ademas,vuelve a retomar la imagen del "ensayo".El ensayo como prueba,no como estilo de narración,no quiero que nadie se equivoque.Es decir,muchas de las acciones que transcurren sobre todo en Davin y  Aureus son como un campo de pruebas,un ensayo de lo que serán episodios clave de la Herejía y cada vez mas evidente.El enfrentamiento de Temba y Horus en el pecio estrellado del Gloria de Terra o las batallas contra la Teocracia y su Hermandad son como ensayos de lo que vendrá después,solo que con papeles ligeramente alterados.En el primer libro pasa con 63-19(Como es el sistema solar,como son los enemigos,...) pero aquí se da mas y cada vez mas realista,mas cercano a lo que sera la "gran obra final",la gran apoteosis:La Herejía y el asedio de Terra.
Por otra parte se nos presenta la caída de la una legión de una forma diferente a las demas.Mientras que la caída de los Portadores de la Palabra en El Primer Hereje es homogénea y unitaria,al tiempo que implacable(Y casi nada se sabe de los leales al Emperador en esta legión.Que los hubo según cuentan en este libro),en La Fuga de Einsestein la caída de Guardia de la Muerte pasa desapercibida salvo por unos pocos aunque impactantes flases por comparación y se centra mas en los leales, y la de los Hijos del Emperador en Fulgrim esta mas focalizado,por el contrario, en la caída en el caos de unos mas que en los que se mantienen fieles(Y sufren por ello),en este libro es como a dos tiempos y tienen espacios parecidos leales al Emperador y leales a Horus.Los que se mantienen leales aun teniendo todas las pruebas en su mano y delante de la cara,aun creen que Horus es su Primarca y su padre(Y eso que llegan a tener pruebas como Torggadon de que Horus los quiere muertos y bien muertos),mientras que los que son leales a Horus pese a todo dejan de lado lo que ha hecho Erebus y ya están trazando planes para librarse de los cabos sueltos.Grandes y no tan grandes.Es curioso y a veces parece incoherente pero luego te das cuenta de que los leales como Loken no consiguen aceptar lo que ha pasado realmente,buscan la causa exterior y siguen obedeciendo las ordenes de Horus fielmente,pese a que les llevan a poner literalmente la cabeza en el tajo del verdugo.Leales,tragicamente leales a su señor.
Sera que me he dado cuenta de esto al releerlo en ingles.
Este libro ademas tiene un montón de cosas interesantes,como el desarrollo del Lectio Divinitatus y la aparición de los primeros santos y mártires del culto,como eran algunas casas nobles imperiales(Dejando entrever la corrupción de estas),las practicas mágicas del caos y sus seguidores,...mucha información interesante en todos los planos y como en el trasfondo,vamos.
En definitiva,yo creo que este  libro es muy bueno.La complejidad del mismo es como esos sandwiches en plan torre que al cometerlos casi se te deshacen por algunos lados  pero al final saben a gloria.McNeil se la jugo mucho en ciertos aspectos al meter tantas cosas,pero al final lo remato mas que bien,ganando la apuesta.No llega al nivel del primero y eso nos hizo temer que la serie pegase un bajón brusco en la calidad en un principio,nada mas comenzar y hacer el primer  cambio de autor.No fue así,aunque he de decir que al leerlo en su idioma original y comparar con la traducción hay algunos datos,giros y demás que se ven mucho mas claros,como primero vi hace tiempo con un relato de Pequeño Horus que salio mucho después. No es un bajón de calidad real.
Igual eso ha hecho que vea este libro no tanto como un "buen libro" como hasta ahora y si como un "excelente libro aunque no tanto como el primero" como lo veo ahora.De hecho,ayuda a salir de las nubes que nos tenia el primero poniendo al lector en un nivel  mas razonable(El primero era como droga por la forma de enganchar para la saga,de verdad) y es una antesala perfecta para degustar el tercero,del que en breves os hablare.

3 comentarios:

  1. Hace poco que he empezado a leer la Herejía, y justo hoy he acabado con Falsos Dioses. La verdad es que, con todo, lo mejor de esto es ver "la otra versión" de los hechos. Después de años de conocer sólo la historia del 40K por lo que se contaba en el trasfondo del reglamento, resulta curioso descubrir que las cosas no están tan claras ni es todo tan blanco o negro.
    A título personal, la subtrama de Magnus me ha dejado de piedra. Sobre todo porque he sido jugador de Lobos Espaciales desde el principio, y ahora... ya no veo igual de traidores a los Diez Mil (y ya había cambiado un poco al leer La Batalla del Colmillo).
    Así que ahora me toca el tercero, y empezar a hacer acopio antes de que se descatalogue todo el material en castellano...

    ResponderEliminar
  2. Perdón por el posible spoiler, pero... ¿Alguien me puede recordar lo de Lorgar exactamente? O no lo recuerdo o en la traducción no lo entendí así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Logar se cabrea con el Emperador por negarle que le adore y con Guilliman por ejecutar las ordenes del emperador al respecto,por eso se inicia la Herejía realmente.Esto sale en el libro El Primer Hereje

      Eliminar

Related Posts with Thumbnails